EL GATO QUE QUERÍA CONOCER MUNDO

En un rincón de la calle San Fermín de Pamplona, un gato con cola corta y bigotes que le llegaban hasta el ombligo se rascaba la cola en una ventana soleada. Quería recorrer el mundo.

Un día se le ocurrió una idea: recorrer el mundo en avión, barco, coche y tren. Al día siguiente empezó su viaje. Visitó muchos países como Italia, Francia, Alemania y Argentina. Para ir a Argentina tuvo que montarse en barco. En ese país conoció al gato Milito. Se hicieron tan  amigos que se quedó a vivir allí con él. No siguió su viaje porque allí era muy feliz.

Otro día seguirá conociendo mundo, pero lo hará con su amigo Milito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.