EL TORERO Y EL TORO

HABÍA UNA VEZ UN TORERO QUE ESTABA EN LA PLAZA DE TOROS. DE REPENTE SALIÓ UN TORO GRANDE, GIGANTE Y   BLANCO. SALIÓ CON TODA LA FUERZA Y EL TORERO  LO SALTÓ. DESPUÉS ESTUVO TOREANDO UN POCO Y EL TORO SE FUE A SU CASA, AL CORRAL, Y  DESCANSÓ. EL TORERO SE FUE A SU CASA, SE QUITÓ SU DISFRAZ Y SE FUE A LA CAMA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.