EL GATO Y EL LEÓN

Érase una vez un gato que iba paseando por las furrustras y un día pensó: “Me voy a meter entre los árboles para ver lo que hay”

Un día un león paseaba entre los árboles y se encontró con un gato. Le dijo el gato:
– ¿Vamos a mi jardín?
– Sí, estupendo.

Se fueron, pasaron días y pensó: “Ya me aburro de estar con este gato porque no me deja ni echarme la siesta, ya estoy harto”

Un día cuando estaba mirando al sol el gato se lo comió.

La madre del gato fue a buscar a su hijo y no lo encontraba por ningún lado. Entonces la mamá le llamó a la policía para que buscara a su hijo. No lo encontraban por ningún sitio y la policía les llamó a los cazadores. Fueron los cazadores y la policía miró con sus prismáticos y le vio al león y les dijo a los cazadores y a la madre del gato:
– ¡Ahí, ahí está el león!

Fueron corriendo y los cazadores le pegaron un tiro al león en la tripa, se le abrió la tripa y vieron al gato vivo. Luego lo sacaron. Los cazadores y la policía le echaron piedras a la tripa del león, le cosieron la tripa.

Se levantó el león y ese mismo día estaba mirando al río, le pesaban las piedras y los cazadores, la policía y la madre del gato y el gato le empujaron al león, se cayó al río y se murió.

Los cazadores, la policía y los dos gatos vivieron felices y comieron perdices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.