LAS NIÑAS Y EL LOBO

ÉRANSE UNA VEZ TRES HERMANAS QUE VIVIAN EN LA CIUDAD. UN DIA LA MAMÁ LES PIDIÓ A SUS TRES HIJAS QUE FUERAN A VER A SU ABUELA Y LE LLEVARAN UN PASTEL DE CHOCOLATE Y UN ZUMO DE NARANJA. LES DIJO SU MAMÁ:

– NO PASÉIS POR EL PARQUE PORQUE HAY UN MONTÓN DE LOBOS.

– TÚ LISA, LLEVARÁS LA CESTA.

–  ¡ADIOS MAMÁ!

COMO ESTABAN CANSADAS Y SUDABAN, CUANDO VIERON EL PARQUE JUGARON MUCHO RATO Y COMO SE REÍAN MUCHO SE DESPERTARON LOS LOBOS.

– PERO, ¿QUÉ ESTÁIS HACIENDO AQUÍ?

LAS NIÑAS SE ABRAZARON Y TENÍAN MUCHO MIEDO.

– ¿PERO,  QUE LLEVÁIS EN ESA CESTA?

– LLEVAMOS UN PASTEL Y UN ZUMO

EL LOBO LES DIJO:

– VOSOTRAS VAIS POR ESE CAMINO Y YO IRÉ POR EL CAMINO ANCHO

LAS CHICAS SE FUERON POR EL CAMINO LARGO Y EL LOBO SE FUE POR EL CAMINO CORTO Y LLEGÓ A LA CASA DE LA ABUELI TA Y SE LA COMIÓ DE UN BOCADO COMO SI FUERA UNA UVA.

SE PUSO EL DISFRAZ DE LA ABUELITA  Y LLEGARON LAS CHICAS. LAS CHICAS CREYERON QUE ERA LA ABUELITA Y LE DIJERON:

ABUELITA, ABUELITA, ¡QUÉ OJOS TAN GRANDES TIENES!

¡SON PARA VERTE  MEJOR!

ABUELITA, ¡QUÉ BOCA TAN GRANDE TIENES!

¡ES PARA COMERTE MEJOR!

SE LAS COMIÓ DE UN BOCADO Y CUANDO OYERON LOS CAZADORES SU GRAN RONQUIDO FUERON CORRIENDO Y VIERON AL LOBO Y LE CORTARON LA TRIPA. SACARON A LA ABUELITA Y A LISA Y A CAPERUCITA Y A NAHIA.

EL LOBO SE MURIÓ Y TODOS DISFRUTARON DE LA MERIENDA Y VIVIERON FELICES Y COMIERON PERDICES.

FIN

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.