LA OVEJA PERDIDA

Había una vez un pastor llamado Roberto. Tenía cien ovejas, estaba muy contento con ellas. Un día una de sus ovejas tuvo un cordero y Roberto se lo llevó  a casa hasta que se hiciera mayor. Pasaron dos años y Roberto bajó al cordero al corral y a la noche el cordero se escapó. A la mañana siguiente Roberto fue a buscarlo,  le llamó y le llamó pero no le hacía caso. Pasaron dos días y volvió a buscarlo por Rusiana,   se subió  a un monte y lo vio enganchado  en una zarza,  bajó, lo cogió y se lo llevó al corral. No se volvió a escapar y fue feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.