EL MONSTRUO ITHAQUA

Érase una vez un monstruo llamado Ithaqua con tres ojos, cuatro piernas y en cada pierna dos dedos muy peludos, dos orejas grandes, barba y bigote. También un ombligo y dos brazos y dos manos con ocho dedos cada una.
Este no era un monstruo cualquiera porque hace cinco años su familia le abandonó porque tenían problemas. Le acogió otra familia muy amable. El monstruo tenía siete años y no se acordaba de su antigua familia.

Un día iba andando por la calle y un hombre llamado Nicolas le engañó diciéndole que tenía un perro para él y al monstruo que le encantaban los perros le acompaño. El hombre  En vez de darle el perro le encerró en un cuarto oscuro durante una semana.
Ya pasada la semana  Nicolás fue a ver como estaba el monstruo y todavía estaba vivo pero muy hambriento y el monstruo le dijo:
-Tienes una araña detrás tuya.
Mientras Nicolás miraba para ver dónde la tenía, el monstruo se escapó. Se dirigió hacia su casa y les contó todo lo que le había pasado a sus nuevos padres. Y ellos le dijeron que tuviera mucho cuidado y desde ese día nunca más le volvió a pasar nada malo porque siempre le acompañaba a la calle su falso ermano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.