LA TORTUGA Y LA PALOMA

Erase una vez una tortuga muy cansada de andar que se encontró con una paloma muy contenta porque podía volar. La Tortuga le pidió ayuda diciéndole:

-Señorita paloma, ¿me podría ayudar porque estoy muy cansada de tanto andar?

Pero la Paloma le ignoró. Y un día la Paloma perdió las alas tras haberse chocado en un cristal muy limpio y no podía volar. La paloma le pidió ayuda a un águila que pasaba volando tan feliz pero el águila no quiso.

Entonces la Tortuga exclamó:

-¡Si antes me habrías ayudado a lo mejor ahora el águila te habría ayudado a ti!

MORALEJA:

SI AYUDAS A LOS DEMÁS LUEGO LOS DEMÁS TE AYUDARÁN A TI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.