LA ROSA DEL DESIERTO

Había una vez una rosa llamada Rosalía. Vivía en el desierto. Era muy bella, roja como la sangre y blanca como la nieve. Estaba sola y se sentía triste porque no tenía amigos ni padres.

Un día a un arqueólogo que investigaba desiertos, le mandaron ir a investigar el desierto de Rosalía. Se llamaba Carlos, era alto y guapo. Tenía ojos azules y pelo negro, e llevaba un turbante por la cabeza y un traje corto.

Cuando ya estaba en el desierto, bajó de su helicóptero y fue a investigar. De repente a lo lejos Carlos vio a Rosalía y Rosalía grito:

¡Quien eres!.

Y Carlos contesto:

¡Soy un arqueólogo!.

Se aceró Carlos, vio Rosalía y dijo Rosalía:

– Ven y ayúdame, llévame a tu casa por favor .

Y Carlos contesto:

Vale.

Carlos intentó sacarle pero no podía. Una vez estiró muy fuerte y sin querer le rompió un pétalo , se empezó a deshidratar y entonces Carlos la sacó y corrió con Rosalía hacia el helicóptero. Ya allá puso en marcha el motor y no funcionaba. No tenia gasolina.

Carlos cogió una venda y curó a Rosalía . También cogió un bote de gasolina pequeño y lo echó al depósito. Después se marcharon a casa y vivieron felices.

 

 

LA ROSA MÁGICA DEL DESIERTO

Había una rosa mágica al lado de una charca en el desierto que concedía cualquier deseo a la gente que se le acercaba.

Un día toda la gente del pueblo fue a coger agua a la charca y de repente dijo una mujer:

– ¡Qué rosa más bonita! Quiero que haya más.

Y dijo la flor:

– Gracias. Tu deseo se concederá.

Toda la gente del pueblo se quedó impresionada mientras las rosas salían y cuando ya estaban listas la rosa dijo:

– Coged una para cada familia. Cualquier deseo que pidáis se hará realidad. ¡Ah! También dadle mucha agua para que sea más poderosa como yo.

Y así todo el pueblo fue feliz.

EL NIÑO Y LA ROSA

Erase que se era un niño llamado Pedro. Era alto, flaco, feo pero muy estudioso. Vivía con sus padres en Soria una ciudad preciosa de España.

Su deseo era viajar por el desierto montado en un camello y con sus padres. Sus padres le decían que el viaje valía mucho dinero y para poder ir necesitaban ahorrar. Además sus padres estaban en el paro y necesitaban un trabajo porque si no se iban a quedar pobres. Solamente disponían de dinero para vivir un año a no ser que encontrasen trabajo o pidieran limosna.

El padre José era vago pero dijo un día:

– Voy a pedir trabajo en la fábrica de embutidos de al lado porque está cerca y me gusta trabajar ahí. Bueno me voy a preguntar a ver si puedo trabajar ahí, adiós.

La mujer dice:

– Adiós, suerte.

El padre llegó a la fábrica de embutidos y le preguntó al jefe:

– ¿Puedo trabajar en esta fábrica?

El jefe contestó:

– De acuerdo, usted puede empezar a trabajar desde ahora.

El padre dijo:

– ¡Que contento estoy!¡ Ahora mismo voy a empezar!

Estuvieron todo el año preparando el viaje, mirando los sitios por donde iban a pasar, donde dormían, que ropa iban a llevarse, que coche iban a alquilar en Nuakchot y todo eso.

Al cabo de un año la familia tenía suficiente dinero para poder viajar. El padre cogió un vuelo para el 10 de septiembre con destino a Nuakchot. Pedro estaba súper contento.

Ya llegó el 8 de septiembre y muy contentos cogieron las maletas y se fueron al aeropuerto de Garray en Soria y se quedaron a dormir en un banco porque no tenían dinero para un hotel.

Ya llego el 10 Septiembre cuando Pedro y su familia subieron al avión y estaban casi todos los asientos ocupados.

Tras 4 horas de viaje llegaron a su de destino. Allí tenían un Mitsubishi Montero, verde como la hierba. El coche se lo había llevado un hombre de raza negra y con un turbante enrollado en la cabeza .

Se subieron en él y se fueron a ver el desierto; había muchas dunas grandes y muy picas. Mientras viajaban en el coche vieron una palmera muy alta al lado de una charca. Fueron allí y se pararon para beber agua porque estaban bastante desorientados , cansados y sedientos. No sabían para donde dirigirse.

Al lado de la charca encontraron una rosa deshidratada. Su color era marrón como la tierra. Se sorprendieron mucho. Pedro la cogió y la metió al agua para que no se secase y de repente la rosa dijo:

– Muchas gracias por salvarme la vida.

El niño dijo:

– ¡Esta rosa es mágica! ¡Habla nuestro idioma y es muy bonita!

Respondió la rosa:

-¿Os habéis perdido?

El niño dijo:

– Sí

Y ella preguntó:

– ¿Queréis que os indique como se va a un poblado?

La familia dijo:

– Te lo agradeceríamos mucho y te llevaríamos a nuestro jardín que está en Soria con un esplendido sol. Vivirás muy bien, muy feliz, rodeadada de insectos espléndidos.

La rosa les guió hasta el poblado. Una vez allí se la llevaron a España felices y contentos. La plantaron en su jardín. Vivió muy feliz. Colorín colorado este cuento se ha acabado.

¿Te ha gustado este cuento, Romaisa?

 

LA ROSA DEL DESIERTO

Érase una vez un hombre que decidió ir al desierto con su camello. Le costó horas y horas hasta que llegaron. Fueron caminando por el desierto y de repente se encontraron una rosa roja como la sangre. Y esa rosa era especial porque les dijo:

– Por favor señor, ¿me podrías regar cada día porque me estoy secando y por las noches paso mucho frio?

El señor, llamado Félix, le dijo:

– ¿Tú eres una rosa especial, verdad?

Y la rosa le contesto que sí.

– Cuando me vaya a mi pueblo llamado Carcastillo,  te cogeré y estarás caliente por el día, estarás fresca por la noche y no estarás sola ni yo solo.

Pasaron días y días hasta que llegaron a casa de Félix y vivieron juntos, frescos y felices y comieron perdices.

LA ESCUELA DE UJUÉ OBTIENE EL IX PREMIO NACIONAL DE EDUCACIÓN PARA EL DESARROLLO “VICENTE FERRER”

TÍTULO DEL PREMIO

La escuela de Ujué con su proyecto “Un mapa en la escuela” ha obtenido,  junto a 14 centros más,  el IX Premio Nacional de Educación para el Desarrollo “Vicente Ferrer”

Minutos antes de la entrega del Premio entrevistaron a dos profesoras premiadas. Se puede escuchar el audio mediante el siguiente enlace:

Además,  el profesorado de Ujué tuvo la oportunidad de conocer la escuela pública “Ecole Mariama Diouf” en Sebikhotane, localidad situada muy cerca de Dakar,  y compartir con su profesorado y algunos de sus alumn@s una velada muy agradable y emotiva a la sombra de un magnífico soumpe, variedad de acacia.

Hoy sábado, 20 de enero,  ha partido hacia Sebihkotane el  camión con la ropa, el calzado y los materiales educativos que la gente del pueblo y de Tafalla les ha donado.

PROFESORADO DE LA ESCUELA DE SEBIKHOTANE Y ALGUNOS DE SUS 1000 ALUMN@S

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FESTIVAL DE NAVIDAD 2017

Este vídeo contiene la obra de teatro “Los carboneros”, creada y representada por el alumnado de la escuela,  dos villancicos  uno en euskera y otro en inglés y un regalo sorpresa para el alumnado.

Así  los chic@s de la escuela felicitaron las navidades a la Comunidad Educativa del pueblo  la tarde-noche del 22 de diciembre de 2017.

CÓMO SE HACE UNA CARBONERA Y USOS DEL CARBÓN

ESTA ES LA CARBONERA DE MARIO

 

El viernes10 de noviembre fuimos a ver la txondorra (carbonera) de Mario Goyén en Pipiratu porque nos interesó mucho.

Cuando llegamos estaban Mario, Valeriano Garcés, Javier Jiménez y un señor cuyo nombre desconocemos.

Mario nos explicó cómo hacer una txondorra.

Para hacerla bien hay que buscar un sitio donde no pegue el aire para que no se apague.

Los materiales que utilizó fueron:

leña de carrasco, tierra, paja, una pala, una regadera, un rastrillo, una azada, un remolque para transportar la paja, un tractor pequeño, piedras de unos 30 cm de altura y 15 de grosor, un rueda de carro antiguo para la plataforma, la makila, brasas, un hacha y la moto-sierra para cortar la leña.

Lo primero que hizo fue preparar la leña de carrasco en su corral. Utilizó leña de carrasco porque es mejor que las demás, pesa más y el carbón que obtienes es de mejor calidad. La tierra la sacó del serenau del corral. La paja de la pajera de Javier Jiménez.

SE VE CÓMO PONE MARIO LOS TRONCOS. FOTO DE JAVIER JIMÉNEZ

A continuación puso una rueda de carro viejo en el suelo para que sirviera de plataforma. Después colocó 3200 kg de leña ordenada encima de la rueda y en medio dejó un hueco formando una chimenea para encender la carbonera.

El siguiente paso fue echar paja encima de la leña y finalmente echar la tierra cubriendo toda la carbonera. Y también poner unas piedras de unos 30 cm de altura y 20 de grosor en el perímetro para que se sujete la tierra de la txondorra.

Para encender la txondorra hizo un agujero en la parte superior y metió las brasas que antes había preparado. Con la makila hizo unos agujeros por el perímetro de arriba para que respirase. Cuando la txondorra cogió fuerza tapó el agujero de arriba para que no entrara demasiado oxígeno. Cuando por los agujeros salió el humo azul, significaba que el carbón estaba hecho. Entonces los tapó y los hizo más abajo así hasta que llegó al suelo. Cuando la txondorra estaba acabada salió una llamarada entre piedra y piedra, eso señalaba que el carbón se había hecho. Tapó todos los agujeros y la dejó descansar dos o tres días para que se apagaran los fuegos del interior, pero siempre queda algún fuego encendido.

Los agujeros se hacen con la makila que es un palo que mide 90 cm más o menos y termina en punta. La de Mario tenía un pico de pájaro en el mango y era marrón clara. Cuando es de noche y el carbonero no sabe de dónde sale el humo azul, la hinca con el pico mirando hacia el humo. En el suelo además haces otro agujero al lado así de noche el carbonero sabe donde se está haciendo el carbón. Cuando la carbonera está suave y sale poco humo hay que hacer agujeros para que respire mejor.

Una carbonera puede llegar a alcanzar los 600 grados de temperatura. Si llueve mucho se pone todo barro pero si llueve txirimiri es bueno para la carbonera porque la refresca un poco. Las carboneras se pueden hacer en primavera y en otoño porque es la mejor temporada.

La carbonera va disminuyendo de altura según se haga el carbón. La de Mario tenía 2 m de altura.

¿Cómo se saca el carbón?

El miércoles por la mañana día 15 de noviembre fuimos a la carbonera de Mario para sacar el carbón.

Lo primero que hizo Mario para extraer el carbón fue subirse encima de la carbonera, hacer un agujero con la azada y echarle agua con la regadera para enfriarla y después lo tapó con tierra y paja.

AQUÍ MARIO ESTÁ ECHANDO AGUA A LA CARBONERA PARA QUE SE APAGUE, SE APAGUEN LAS LLAMAS.

Lo segundo que hizo fue ir abriendo la carbonera con el rastrillo como si la carbonera fuera un quesito gigante y le iría quitando tiras de queso. Con el rastrillo echaba el carbón separándolo de la tierra y poniéndolo alrededor de la carbonera. El carbón hacia ruido como si fueran cristales rotos cayéndose al suelo. Si al abrir la carbonera salía fuego o ardían los trozos de carbón, los mojaba con la regadera. A veces el carbón salía azul por la temperatura que había dentro de la carbonera.

MARIO ESTÁ ARRASTRANDO EL CARBÓN CON EL RASTRILLO.

ESTE ES EL CARBÓN QUE SALE DE LA CARBONERA

EN ESTA FOTO SE VE UN TROZO DE CARBÓN AZUL

AQUÍ VEMOS MEJOR TODO EL CARBÓN QUE SALE.

Lo siguiente que hicimos fue coger el carbón y meterlo en sacos para venderlos . En cada saco metíamos trozos de carbón más grandes para la plataforma y encima más pequeños.

Características del carbón

El carbón es negro brillante. Al tacto es suave pero si lo tiras al suelo se rompe. Conserva la forma de la madera. Si lo miras con la lupa binocular ves unos poros muy pequeños.

Propiedades:

MANO PINTADA CON CARBÓN VEGETAL

 

El carbón es muy blando porque se raya con la uña, con el palillo, con la punta de metal etc.

Tampoco puede conducir la electricidad.

El carbón tiene 0,62 g/ml de densidad. Yo para averiguar la densidad dividí la masa entre el volumen y me salió la densidad.

También es sólido.

Flota en el agua porque pesa poco.

No le atrae el imán.

Tampoco se disuelve en el agua como la sal.

Hemos averiguado esto porque hicimos unos experimentos en clase.

El carbón en la cocina

El carbón para  cocinar es muy malo porque produce enfermedades y a veces  la muerte de las personas si respiran ese humo tan malo que sale cuando el carbón arde. Esto está pasando por todo África y  se están quedando sin árboles porque los talan para hacer carbón vegetal y muchos de los animales que hay se están muriendo. No queremos que pase eso.

En una ciudad de Madagascar llamada Toliara un hombre llamado Julien Andrianiana empezó  a vender carbón hace 14 años . Como el trabajo se volvió tan rentable que pudo llevar a dos de sus hijos a la universidad. Madagascar es uno de los países que más bosques tiene pero el negocio del carbón lo está deforestando y si siguen así se van a quedar sin bosques.

Muchas mujeres cuando cocinan se ponen enfermas porque respiran el humo toxico del carbón. Eso les pasa porque cocinan en sitios cerrados y sin ninguna ventilación.

También cocinan con parafina. Si se les cae puede arder todo y morirse dentro de la caseta. Ahora están intentando poner en África hornos con energía solar para que las mujeres no mueran cada día. No pueden cocinar con butano ni con electricidad porque cuesta mucho dinero y no tienen tanto como nosotros.

El carbón en la pintura

PÁJAROS PINTADOS CON EL CARBÓN VEGETAL DE LA CARBONERA

Hace 15.000 años los hombres primitivos pintaban con carbón vegetal porque no había pinturas. Pintaban en las cuevas animales como toros, bisontes, caballos… y a esas pinturas les llamamos pinturas rupestres. Unas de las mas famosas son las de Altamira.

ESTE JABALÍ ESTÁ PINTADO CON CARBÓN

 

 

 

 

 

 

 

El carbonero de Marruecos

ESTA OVEJA ESTÁ PINTADA CON CARBÓN DE LA CARBONERA DE MARIO

Voy a contar lo que voy a contar… Había un hombre  llamado Mohammed y vivía en El Aioun Sidi Mellouk. Tenia una familia y no tenia trabajo ni dinero, solo tenia un burro. La  única  manera  para sacar dinero era  hacer  una carbonera para vender carbón.

Salía al bosque con su hacha,   hacía montones de leña de pino, de roble y de chopo.  La dejaba que se secara y luego tapaba la madera con el barro. Encendía  el fuego dentro de la carbonera y cuando la leña se convertía en carbón,  tapaba  los agujeros y se apagaba el fuego del todo.  Quitaba  el barro,  recogía  el carbón e iba a venderlo.