EL LAPICERO MÁGICO

Érase una vez un niño que era muy  listo y le ascendieron un curso. Al niño, ese curso le parecía demasiado difícil y no conseguía entender ninguno de los ejercicios. Su padre al ver que era tan listo le regaló un lapicero de la marca Magic. Lo que el pequeño no sabía era que ese lapicero tenía mucho que ver con el nombre de la marca. Aquel lapicero era mágico de verdad, pero él aun no lo había descubierto. Un día se puso a hacer un problema muy complicado de matemáticas y el lapicero se iluminó. A continuación se puso a correr por todo el cuarto de estar. El muchacho no conseguía cogerlo y al final acabó encima del cuaderno donde se encontraba el problema y lo resolvió con toda la rapidez posible. El niño se quedó asombrado de lo que el lápiz había hecho, lo cogió con todas sus fuerzas para que no se escapara y a continuación le dijo: “Si quiero ser alguien de mayor será mejor que haga todo por mí mismo” Y lo acabó encerrando en un cajón.  

El chico suspendió  matemáticas pero estuvo orgulloso de rechazar al maravilloso lapicero que le regaló su padre.   

MARCOS         

 

 

1 comentario a “EL LAPICERO MÁGICO

  1. ¡Qué historia tan original, me ha encantado! La decisión del chico de guardar el lápiz en un cajón me parece muy apropiada, aunque difícil.

    Enhorabuena al magnífico escritor de este cuento

Responder a Charo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.