LA PIEDRA MÁGICA

Había una vez un niño pequeño y rubio que caminaba solo y triste porque habían muerto sus padres. Mientras caminabas se tropezó y se cayó. Miró hacia atrás y vio una piedra bonita y reluciente que brillaba a la luz del sol. L acogió y se dijo a si mismo: “Qué bonita eres, vas a ser mi mejor  amiga y te cuidaré siempre”. Al cabo de un rato la piedra le dijo:

– Sé lo que te pasa y quiero ayudarte.

El niño,  con una sonrisa de oreja a oreja,  le contestó:

– Muchas gracias. Lo único que quiero es conseguir de nuevo a mis  padres.

– Toma este papel, léelo y pronúncialo en voz alta.

Así lo hizo y sus padres volvieron con él. El niño Matías, sus padres y la piedra vivieron muchos años felices y contentos.

LORENA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.