EL ÁRBOL DE LA FELICIDAD

Un día después de salir del colegio Juanito Risitas le pidió a su abuelo que le contara una leyenda para poder hacer los deberes. El abuelo después de tanto pensar recordó una que era muy bonita y que seguro que a su nieto le iba a gustar, entonces empezó a relatarla:

Érase que se era en un pueblo de Andalucía vivía un pobre campesino llamado Pepe. Era tan pobre que no podía pagar unas deudas que debía al banco y si no las pagaba en una semana el banco haría que quemaran su casa. Los amigos de Pepe no le querían ayudar porque sabían que si ellos le ayudaban él no les devolvería lo que le prestaron. Pepe, sin ninguna esperanza, empezó a hacer las maletas para marcharse de allí. Fue a la plaza del pueblo y se despidió de todas las personas que conocía. El campesino iba caminando por las afueras del pueblo cuando de repente apareció enfrente suyo una anciana muy amable que le dijo:

– Toma buen hombre, planta este árbol en lo alto de esa colina y dentro de una hora trendrás lo que tú quieras.

Pepe hizo caso a la anciana y plantó el árbol en la colina aunque pensaba que la anciana estaba loca. El campesino se quedó allí esperando durante una hora cuando de repente brotó de la tierra un árbol con muchos papeles y bolígrafos. Pepe cogió un papel y un boli y escribió:

“QUIERO PAGAR MIS DEUDAS DEL BANCO” y dejó la nota otra vez en el árbol. Entonces apareció en su mano un saco lleno de monedas con las que fue a pagar las deudas al banco. Después escribió en otro papel:

“QUIERO SER EL HOMBRE MÁS RICO DEL MUNDO Y TENER UN PALACIO EN LO ALTO DE ESTA COLINA”

Y así fue. Apareció un enorme palacio en la colina y Pepe vestido con un traje negro. Se metió la mano al bolsillo y sacó unas llaves de oro con un llavero en el que ponía: ”RIQUEZA”.

Al enterarse todo el pueblo de esta gran noticia quisieron ir a pedir sus deseos al árbol pero el árbol sólo le concedía deseos a Pepe. El hombre les dijo que  lo  sentía pero como ellos no le quisieron ayudar él tampoco iba a hacer nada por ellos.

– Y fin -, dijo el abuelo de Juanito:

-¿Te ha gustado?

–  Me ha encantado- contestó Juanito- Ahora ya tengo una historia para mis deberes.

Y en ese momento Juanito Risitas empezó a escribirla.

MARÍA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.