LA COMADREJA

En el bosque de Piiiiiiiiiiiiiiiii Paaaaaaaaaa vivía una comadreja llamada Conchita que estaba soltera y era guapa. Ella intentaba buscar novio, pero no encontraba al marido perfecto. Cada día salía al balcón a ver si alguien estaba arrodillado frente a su casita, con un anillo en el dedo pidiéndole su mano para casarse, pero nunca había nadie. Después de salir al balcón desayunaba y al terminar iba a recoger flores para ambientar su casa. Detrás de su casa había un huerto con tomates, calabacines, alcachofas, escarolas, pepinos, pimientos y lechugas. Cada día cogía una verdura de cada tipo para hacerse un puré de verduras riquísimo. Después de comer se iba a pasear.
Un día por el camino se encontró con sus amigas y comenzaron a reírse porque no tenia novio y Conchita se escapó corriendo a su casa. Al llegar se encontró con una marmota llamando a la puerta. Conchita le dijo:
– ¿Qué haces tú aquí?
– Quiero casarme contigo.
– Pero, ¿a qué viene esto?
– Es que hace mucho que te lo quería decir, pero no me escuchabas.
– Perdona por no hacerte caso.
– Da igual, te perdono. Pero, ¿quieres casarte conmigo si, o no?
– Es un poco precipitado pero me encantaría casarme, así que me casaré contigo.
Al cabo de unos días se casaron y nadie más se metió con ella. Fueron felices y comieron perdices.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.