ESQUIADORES PROFESIONALES

El nueve del cuatro del 2015 una familia de Ujué, un pueblecito que está entre el Sistema Ibérico y los Pirineos, fue a esquiar a Candanchú, una de las montañas del Pirineo. La familia se componía de cuatro personas, dos niños y sus padres. Los niños se llamaban Iñigo y Marcos y los padres eran Ismael y Begoña. Cuando ya empezaron a esquiar, Iñigo no sabía cómo frenar en cuña y se metió un trompazo contra la nieve. Cuando supo frenar intentó aprender a girar haciendo eses y se volvió a caer. Una vez hubo aprendido a hacer eses, aprendió a hacer derrapes en seco y lo consiguió. Cuando aprendió todo se fue a la cuesta más grande que hay a la que le llaman “La Zapatilla”. Iñigo consiguió bajarla. Cuando bajó su padre le dio un abrazo y celebraron una fiesta. Al irse, Iñigo se quedó con las ganas de volver a esquiar, pero no fue posible hasta el año siguiente. Tanto le gustó la experiencia que se hizo monitor de esquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.