EL CAZADOR DESAFORTUNADO

Hace muchos años, en la villa de San Jorge, vivía un cazador con poca suerte a la hora de cazar. Se llamaba Charli que era el nombre más habitual que había en aquella época. Era fuerte, guapo y tenía muchísimos bíceps. Como os he contado al principio de la historia Charli era poco afortunado en la caza pero él no dejaba de intentarlo.

Un día cuando pasaba por el bosque vio moverse a alguien entre las matas y disparó, pero con tan poca fortuna que le dio a su primo Franco. El muy espabilado fue a mirar si había caído un jabalí y vio a su primo en el suelo.

– ¡Me cagüen la flor del pepino!

– ¿Qué has hecho? ¿Qué te ha pasado?

– ¡Qué me has disparado degenerado!

– ¿Yo? Tú estás loco. Yo he disparado a un jabalí de casi 100 kg.

Charli llevó a el primo Franco al médico y le tuvieron que sacar la bala del rifle. Ya curado, Charli le invitó a ir a cazar con él a Huesca. Y Franco aceptó. Al llegar a Huesca desde el primer momento Franco fue detrás de él por si acaso volvía a disparar y le volvía a dar. Cada vez que Charli disparaba Franco se tiraba al suelo y esperaba unos segundos a que volviera ha colocar su escopeta en la espalda. Y Charli preguntaba:

– ¿Qué haces en el suelo?

– Es que he visto un conejo y quiero ver si está por ahí su madriguera.

Al final del día Charli vio una perdiz y le disparó. Con la mayor suerte del mundo consiguió darle y a partir de ese día Charli descubrió el truco de disparar a los animales. Nunca volvió a fallar un disparo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.