EL PERRO FLACO

Erase una vez una cuadrilla de perros negros como la noche de raza mastín italiano. Todos con dueño menos uno llamado David. Entre ellos hicieron una apuesta: que el que más flaco estuviese en dos meses ganara un premio.

Pero a lo largo de un mes ningún perro podía aguantar de comer tan poco, excepto David que si aguantó por qué no tenia quien le diese de comer. Ya pasados los dos meses dijo:

-¡He ganado he ganado!

Pero los demás perros como no habían ganado le ignoraron diciéndole que no se acordaban de la apuesta pero en realidad sí. Entonces David no se sentía alegre con ellos y se mudó a vivir a un pueblo de Francia que fue donde vivía su antiguo dueño que le abandonó.

Las perros de allí eran muy majos pero había un problema que David no tenía para comer y sus amigos tan agradables le ayudaron a buscar al dueño. David estaba tan flaco que se le notaban todas las costillas, y ya cuando estaba a punto de morir un amigo suyo encontró a su dueño. Y llorando de alegría le dijo el dueño llamado Rafael abrazando a David:

-No sabes cuánto te he echado de menos. Me arrepentí mucho de haberte dejado tirado sin más. Por las noches no podía dormir, perdón David.

Lo mismo digo – dijo David también llorando de alegría- yo no tenía donde vivir ni tampoco nada para comer.

– No sabes cuanto lo siento- respondió Rafael.

David le dio las gracias a su amigo por haber encontrado a Rafael.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.