“EL ZAPATERO Y LOS DUENDECILLOS” ANTZERKIA

DSC_0152

ARGAZKIA: ALBERTO JURIO.

Abenduaren 22an “El Zapatero y los Duendecillos” antzerkia egin genuen.

Ipuin hau aukeratu genuen Grimm anaiak ikasi genituelako. Gidoia idazteko bideo desberdinak ikusi genituen, ipuina zeri buruzkoa zen ikusteko. Ipuinari buruz nahiko informazio genuenean antzerkia idazten hasi ginen.

Antzerkia erdiaroan eta Ujuen kokatu genuen. Pertsonaiak aldatu eta beste batzuk asmatu genituen. Ondoren, entsaiatzen hasi ginen.

Azkenik iritsi zen eguna. Pertsona asko etorri ziren gu ikustera.

EL CONEJO Y SU HORROROSO VIAJE AL ESPACIO

Hace muchos, muchos años un conejo gordo, caprichoso y alegre llamado  Andreola quería hacer una cosa que no era normal para sus amigos del pueblo. Estaba aburrido  porque siempre hacía lo mismo y quería marcharse para siempre al espacio, conocer otro tipo de cosas. Sus amigos le repetían una y otra vez: “Andreola, no vayas al espacio que no hay nada, no tienes familia allí ni a nadie con quien jugar, tu vida será más aburrida que ésta, ya lo veras”.

-Calla charlatán, ya sé que me lo dices por mi bien, pero tú sabes que yo soy muy caprichoso y lo que quiero lo consigo.

El conejito fue a su casa de paja, hizo la maleta, se despidió de su familia y se dirigió a su nuevo hogar. Al cabo de minutos, horas y años Andreola llegó al espacio, y se dijo a sí mismo: “¿Pero qué es esto? Todo esta flotando y yo me caigo por todas partes ¡qué chupi, esto me encanta!” Andreola se fue para ver donde se iba a instalar, entonces vio un sitio llano y perfecto para él. Al cabo de meses Andreola estaba flaco y deshidratado, no tenia fuerzas ni ganas de vivir.

-¡Jolín! Le tenia que haber hecho caso a mi amigo. ¡Si es que soy tonto! –se decía a si mismo

De pronto vino una conejita muy guapa y le dijo a Andreola:

-Te he estado espiando toda esta semana y veo que no estás muy contento. Yo creo que te deberías de ir a tu país porque aquí no eres feliz.

-Creo que tienes razón,  necesito a mi familia y algo de comer para seguir en pie.

El conejo dio rumbo a su nuevo destino  y al final llegó.

-Pero, ¿que haces aquí hijo mío?

-Pues ya ves mamá, en el espacio no había nada para comer y ya sabes que yo necesito alimentarme y a alguien con quien jugar.

– Me alegro de que hayas venido.

Andreola fue a ver a su amigo y le dijo:

-Con esto he aprendido a ser menos caprichoso y a hacer caso a la gente.

-Bueno, por lo menos me alegro de que hayas ido porque has aprendido las consecuencias que te han traído ser tan caprichoso y has visto otro mundo diferente a este. Además vas a ser famoso porque has sido el segundo conejo que ha ido al espacio.

-Gracias por tu amabilidad y por no haberte enfadado conmigo.

Andreola fue famoso por el mundo entero. Ahora vive en un enorme castillo hecho de piedra junto con su familia, su esposa y su gazapito.

 

 

EL RATÓN Y EL GATO

En el año 1975, vivían en una granja un ratón fuerte, pequeño y generoso y un gato totalmente diferente al ratón:era débil, grande y egoista. El gato guardaba la comida en una caja fuerte con llave y solamente podía abrirla él. El ratón tenía un problema, necesitaba comida para alimentar a su familia numerosa pero el gato  quería toda la comida  para él y no le dejaba coger,  ni siquiera,   un poco de queso. El ratón  Pachilin lo intentaba una y otra vez pero no lo conseguía. Pachilin vio que su familia se estaba muriendo de hambre, entonces se enfadó de tal manera que cogió un tirachinas y una patata y gritó con voz de trueno:

-¡Gato asqueroso te vas a enterar de lo malvado que soy!

El gato oyó lo que decía el ratón y respondió:

-Esta tarde nos vemos y habrá un combate, quien lo  gane se queda con la granja y con toda la comida que haya.

Pachilin entrenó y entrenó hasta ponerse como un toro de fuerte. Llegó la hora y toda la gente del pueblo se encontraba nerviosa. El gato le dio un puñetazo pero el ratón se levantó y siguió luchando hasta terminar el combate. El ratón ganó y todos estaban contentos de que la granja fuera para él, porque se lo merecía.

Días más tarde Pachilin como era tan generoso y vio al gato disgustado y triste a pesar de lo que le había echo el gato, le dijo:

– Sé que no te has portado como debías pero no quiero que te quedes sin techo, vivirás con nosotros.

El gato respondió:

-¡Oh! Muchas gracias, siento haberte hecho sufrir, me has demostrado que eres un amigo de verdad que vale mucho pero mucho, como el mejor.

Todos vivieron en paz y armonía en la hermosa granja.

 

 

OBITUARIO A LA GALLINA SURI

Suri era una pollita marrón con alguna motita negra. Nació y se crío en la escuela con muy buenos cuidados. Comía lo que le gustaba, jugaba con lo que quería,… Era muy feliz.

Cuando cumplió un mes le cantamos “el cumpleaños feliz” y después de su fiesta se fue a vivir a la granja de Oier. Allí tenía mucha libertad y muchas compañeras-os. Ponía unos huevos exquisitos. En la misma granja la trasladaron a otro sitio con nuevas gallinas y creemos que no le dejaban comer. Poco a poco fue adelgazando y el 28 de febrero, con un año y cuatro meses, nos dieron la triste noticia de que la gallina había fallecido.

LA GALLINA SURI

LA GALLINA SURI

LA GALLINA Y LA BRUJA

Hace muchos años una gallina que vivía en una granja decidió escaparse porque quería conocer a gente.

Por la  mañana se escapó sin que nadie se enterara. Al cabo de unos días se encontró con un rey con verrugas en la cara.

–         ¡Qué verruga más fea tienes, rey!

–         ¿Cómo te atreves a decirme eso?

–         Pues diciéndolo.

–         ¡A la mazmorraaaaaaa!.

Al llegar a la mazmorra se encontró con una bruja.

– ¿Por qué estás aquí?- dijo la gallina

– ¿Y tú?

– Dímelo tú antes

– Porque le dije al rey que tenía una verruga muy fea

– Y yo por lo mismo.

La bruja tenía un sombrero mágico y con el rompió la mazmorra. Salieron y la bruja llamó a su escoba. La escoba fue. La bruja le dijo a la escoba:

– ¡Llévanos a casa!

Y la escoba obedeció y les llevo a casa. La gallina se quedó allí a vivir con la bruja porque le cuidaba mejor que el granjero

Allí vivieron muy felices y comieron muchas perdices.

FIN