CIPI

IMG_9880

Este libro trata sobre un pájaro que se llama Cipi. Tiene una madre que le dice:
⁃ No te escapes del nido.
Un día se escapa del nido y lo cogen unos niños muy malos.

Es un libro muy, muy bonito y de muchas aventuras. Una es del hombre de la noche que les quiere matar a los pájaros.

Mario Lodi fue educador, escritor y profesor de Italiano. Nació en Piadena, el 17 de febrero de 1922 y murió en Drizzona el 2 de marzo de 2014, con 92 años. Le dieron muchos premios como: Premio Viaregigio, Universal Balaniaa y Unicef. 

Algunos de sus libros son:  Juntos, El arqueólogo y Pasteles.

         

 

EL GRAN GIGANTE BONACHÓN

 

 

IMG_9874

Este libro trata de una niña que vivía en un orfanato. Una noche la niña salió al balcón, de repente apareció un gigante y la raptó.

Me ha gustado mucho  porque los gigantes hablaban con un idioma muy especial, hablaban así: “Mis burburujas son mas grandes que las tuyas”. También me ha encantado porque los gigantes tenían unos nombres muy raros como “Mascaniños” o “Ronchahuesos”.

Si yo fuera uno de vosotros me leería el libro, además es muy divertido.

Roal Dahl nació en Llandaff, Cardiff, Gales, el 13 de septiembre de 1916. Sus  padres eran noruegos. Fue llamado Roal en honor a Roal Amundsen que fue un explorador muy famoso porque fue el primer hombre en llegar al Polo Sur.

 

 

 

 

EL FUTBOLISTA

Había una vez un chico que se llamaba Juan. Un día sus padres le apuntaron a fútbol sala. Al día siguiente sus amigos de fútbol se reían de él porque no metía ningún gol. Un día comiendo se le cayó un diente. Cuando se fue a la cama se durmió y vino el Ratoncito Pérez y le dejó unas zapatillas muy, muy chulas. A la tarde se puso las zapatillas y metió muchos goles.

EL PATO LUCAS

Había una vez un pato que se llamaba Lucas y vivía en una casíta de madera. Era muy desgraciado. Cuando cogía el tenedor lo usaba de cuchillo y el cuchillo de tenedor. Un día dijo:
– Tendré que hacer todo bien, pero ¿cómo? – se preguntó.
De repente apareció un hada y le dijo:
– ¿Qué te pasa ?
– Hago todo al revés.
– Te daré unos polvos mágicos y te curarás.

Y así fue. Se curó. Vivió feliz y comió perdiz.

EL ARREPENTIMIENTO DE CROQUI

En una casita de los Alpes vivía una familia numerosa. Su jardín trasero lo habían convertido en una granjita donde vivía un cerdito cuyo apodo era Croqui. Croqui era muy flaco pues sólo  comía un poco de carne al día.
Al amanecer de un martes de febrero decidió escapar porque su dueño no le dejaba salir de casa. Croqui se metió en un bosque muy frondoso. Cuando lo atravesó encontró una granja al aire libre y vio a un granjero acariciando a su caballo. En la siguiente granja que encontró vio a un amigo de la mili jugando con su dueño. En ese momento, Croqui no aguantó más, se arrepintió y volvió a casa rápidamente para pedirle perdón a su dueño por haberse escapado. Su dueño le perdonó pues no sabía lo que decía. Croqui le agradeció a su dueño haberle perdonado y jamás volvió a escapar.