LA VIDA DE FERRAGUT

Había una vez unos gigantes padre y madre que tuvieron un hijo muy pequeño a quien pusieron por nombre Ferragut.

Sus padres pensaron que no iba ser fuerte así que lo envolvieron en una manta, lo llevaron a un bosque y lo dejaron abandonado.

Al día siguiente unos humanos recién casados oyeron llorar al gigante bebe, lo cogieron y se lo llevaron a casa.

Cuando pasaron dos años el niño era tan grande como la casa y solo tenia dos años. Lo echaron de casa y desde ese mismo día se convirtió en un malvado.

Como cuenta la leyenda dicen que el gigante que tenia 200 años no se murió hasta que lo mató Roldán.

MI OVEJA TIKI

AQUÍ ESTÁ MI OVEJA TIKI TOMANDO EL BIBERÓN EN MI CASA.

 

Yo tengo una oveja llamada Tiki. Me la regaló Roberto porque su madre murió cuando ella nació. Roberto es un pastor que vive en Ujué. Es muy amable y tiene más de 1000 ovejas.

Ahora nosotros a Tiki le damos biberón y también pienso y paja. Antes no comía ni pienso ni paja solo leche, ahora come de todo.

Mi oveja tiene un mes y medio. Ella ha crecido. Pesa unos 5 o 4 kilos. Nos sigue y juega con nosotros. Es muy muy feliz con mi padre, mi madre, mi abuela, mis hermanos y conmigo.

FÁTIMA

EN EL BUZACAO CABEN 489,6 LITROS DE AGUA

EN LA FOTO SE VE EL BUZACAO QUE TIENE FORMA DE PRISMA RECTANGULAR.

Nosotros lo hemos averiguado de esta manera:

  1. Hemos medido con un metro la largura, la anchura y la profundidad de la poza porque el buzacao tiene forma de prisma rectangular.
  2. Luego hemos multiplicado largo x ancho x profundidad y nos ha salido 489.600 centímetros cúbicos.
  3. A continuación hemos pasado de centímetros cúbicos a decímetros cúbicos   dividiendo por mil.
  4. Por último lo hemos pasado a  litros porque en un decímetro cúbico cabe un litro. Un decímetro cúbico equivale a un litro.
  5. En total caben 489,6 litros de agua.

EL MURCIÉLAGO Y EL TREN

 

Voy a contar lo que voy a contar.

Hace unos días vivía un tren alargado, sucio y roto en una cueva. Como había mucha oscuridad viene a vivir un murciélago y de repente se choca con el tren llamado Mochico y dice el tren: 

– ¡Oye, mire por donde va señor!

Y dijo el murciélago Nobita:

– Lo siento señor.

– No pasa nada – dijo Mochico – Oye ¿cómo te llamas?

– Yo me llamo Nobita. Y tú ¿cómo te llamas?

– Yo puessssssss.

– Espera, espera – dijo Nobita

– A ver si adivino. ¿Te llamas Pechuga?

– No

– Caramelo.

-Tampoco

– Monico

– Mmm casi

-¡Ah! Mochico.

-Sí has acertado – dijo Mochico.

– Oye ¿me puedes arreglar?

-Sí

Al cabo de 5 días Mochico ya estaba arreglado y pudieron dar la vuelta al mundo.

FIN

EL FONTANERO Y LA LAGARTIJA

Había una vez un fontanero llamado Pedro. Era alto, feo, le pasaban muchas desgracias. Vivía en un chalet a las afuera de Olite, un pequeño pueblo de Navarra, con su mujer y sus dos hijos.

Un jueves por la mañana le sonó el teléfono. Lo cogió. Era una anciana de Olite que le dijo si podía acudir a su casa para desatascarle una tubería de la fregadera, Pedro le dijo que en diez o veinte minutos estaría allí.

Pedro cogió todo su material y se dirigió a casa la anciana. La casa de la anciana era una casa vieja con muchas goteras y tenía alguna que otra cucaracha.

Pedro se acercó a la fregadera. La anciana le contó que la fregadera no absorbía el agua porque creía que estaba atascada.

Pedro metió tres metros de sirga por la tubería. Notó que había una cosa un poco dura, la empujaba y la empujaba pero no salía. Probó unas tres veces pero no salía. Se le ocurrió la idea de echar desatasca-tuberías, echó un cuarto de litro de ese líquido. Esperó media hora a que se disolviera y volvió a meter la sirga. Ya no había tapón, había una cosa gelatinosa. Con otra sirga con gancho la cogió y poco a poco la sacó. Era una gran lagartija que había soportado el líquido venenoso.

Rápidamente la llevó al veterinario que le dio unos líquidos y al cabo de un mes se curó.

El fontanero la guardó en su casa. Se la regaló a sus hijos. Esa fue la mascota de la familia que vivió 7 años más.

Colorín, colorado la lagartija vivió junto a su familia muchos años más.

EL CICLISTA Y LA LAGARTIJA

Erase una vez un ciclista que iba en una carrera y se encontró con una lagartija. La lagartija le dijo:

– Por favor,  cógeme que llevo aquí muchos meses y me han pisado y por poco me muero. Otros ciclistas que iban en una carrera me pisaron. Espero que tu no seas así, ¿no?.

El ciclista llamado Juan le contestó:

-Yo no soy así pero estoy en una carrera y voy primero y si gano me dan el premio más importante que hay en 100 años.

La lagartija le dijo:

– Pues que te vaya bien Juan

Pero el ciclista Juan le dijo:

– Prefiero salvarte la vida que ganar la carrera más importante en 100 años.

La lagartija llorando de alegría le dijo:

– ¿De verdad lo harías por mi?

El ciclista contestó:

– Pues claro que sí .

La carrera la ganó otro chico pero a Juan le daba lo mismo porque había salvado la vida a una lagartija y eso para él era mucho más importante. Y vivieron los dos felices y comieron perdices.

EL MENDIGO Y EL SILLÓN

Una vez en un pueblo llamado Tafalla vivía un pobre mendigo que no tenía familia. El mendigo se llamaba Miguel y tenía unos 35 o 36 años. Vivía en la calle al lado de unos contenedores. Un precioso día vino un mujer que le dejó un sillón muy bonito de piel de oveja. Miguel se arrodilló ante sus piernas y le dijo:

– Muchas gracias señora.

La señora se fue y no volvió más a esos contenedores.

Miguel estaba muy contento porque ya no tenía que dormir en el suelo. Cuando llegó la noche se tumbó en el sillón y se durmió. Al día siguiente se despertó y se fue a dar un paseo por la plaza.

Cuando volvió al sillón se sentó y notó algo en el culo. Se levantó, miró debajo de la piel de oveja y vio 5.000 euros . Empezó a saltar de alegría y decía:

– ¡Soy rico!

Al siguiente día Miguel compró una casa en la Plaza del Ayuntamiento. Desde ese día Miguel es rico. Es el alcalde de Tafalla y vive feliz durmiendo en el sofá de piel de oveja.

LA CARRERA DE MOTOS EN UJUÉ

El 10 y 11 de marzo era la carrera de motos en Ujué. El día 10 se celebraba la carrera de los niños-as y el 11 la de los mayores.

La carrera de los niños-as

UN PADRE LE DA INSTRUCCIONES A SU HIJO DE COMO BAJAR LA CUESTA.

El sábado por la mañana a la una se celebraba la carrera infantil en la que 18 niños participaban. Ese día llovía mucho y había mucha niebla. El cielo estaba de color gris muy oscuro. Lo que mas dificultaba la carrera eran la lluvia y el barro.

Se podia participar con cuatro tipos de cilindradas, las cilindradas son el tipo de motor que tiene la moto. Las permitidas eran de 85 cc, 65 cc, 50 cc y féminas.

Lo primero fueron las verificaciones en la Cooperativa Agrícola. Las verificaciones sirven para que el jefe de la federación diga que todo está en regla y se pueda correr la carrera perfectamente. Cuando los 18 niños verificaron se marcharon junto a sus padres hacía la balsa de Muelas, una balsa grande pero con poca profundidad situada debajo de el pinar de Muelas cerca de la iglesia en ruinas de San Miguel.

Como la modalidad era enduro se sale de tres en tres. Los tres primeros salieron a la una, cada minuto salían otros tres pilotos así hasta los tres últimos.

Lo primero era la cronometrada. Se hacía en una pista de unos 3 km de larga que estaba llena de barro. Había muchos obstáculos. Esa vuelta les contaba el tiempo por eso tenían que ir rápido. Ganaba el que mas rápido la diese . Cuando ya acababan esa vuelta se iban a hacer un recorrido llamado el rally que era una ruta por distintas zonas del termino de Ujué de unos 10 o 15 km de largo. Ahí el tiempo no cuenta pero tienen que ir a buena velocidad porque si no llegan a la cronometrada a un tiempo indicado les penalizan unos segundos o minutos.

Eran tres cronos y dos rallys.

Los premios se repartían en cada categoría: primero segundo y tercero. La entrega duró media hora.

A las tres y media era la entrega de trofeos. Solo acabaron 5 niños, aunque los demás no terminaron los que mejor tiempo hicieron en la crono se llevaban copa.

Los premios se repartían en cada categoría primero segundo y tercero , la entrega duro media hora.

Súper-enduro

ESO ES EL SUPER ENDURO DONDE DOS PILOTOS ESTAN PASANDO LOS OBSTACULOS DE LOS TRONCOS Y HAY DOS CARRILES DONDE SE VEN LAS CINTAS QUE LOS SEPARAN.

Una vez acabada la entrega de premios de los niños toda la gente se dirigió a la balsa de la Tejería que está debajo de la Cruz a la entrada del pueblo. Iba a haber un espectáculo de motos llamado súper- enduro.

En el súper enduro corren dos personas en un circuito con dos carriles dando dos vueltas. En ese circuito hay ruedas, troncos, un salto grande, unas piedras etc.

En total participaron 10 personas. Se hacen carreras y el que más rápido llega a meta gana, el que llega más tarde a meta se elimina y no participa más. Así hasta llegar a la final. El ganador se llevaba 100 euros, ese dinero se lo daban en la entrega de premios al día siguiente.

Ya acabado todo lo del sábado la gente se iba a descansar para el día siguiente.

Carrera de los mayores

UN CORREDOR ESTÁ MUY CANSADO E INTENTA SUBIR UNA CUESTA QUE TIENE MUCHO BARRO.

UN CORREDOR ESTÁ DANDO UN GRAN SALTO A PESAR DEL BARRO QUE HAY.
FOTO DE FAUSTO GARDE.

El domingo por la mañana se celebraba la carrera de mayores. El tiempo era bueno.

Era un día soleado pero el suelo estaba muy mojado. Ese día no llovió.

A los adultos nos les hacía falta verificar porque ellos como eran aproximadamente 210 tuvieron que verificar entre el viernes y el sábado en el Mesón Las Torres.

En la carrera de adultos había diferentes categorías, algunos daban cuatro vueltas, otros tres y otros dos. Eso según en la categoría en la que corrían daban unas vueltas u otras. 

Los primeros pilotos salieron a las diez de tres en tres cada minuto más o menos

Muchos corredores se retiraron porque el terreno estaba muy difícil.

La carrera acabó a las tres de la tarde.

Una vez acabado todo y con la lista de ganadores hecha, todos los pilotos recogieron sus motos y se fueron a la cooperativa para la entrega de premios que duró unos cuarenta minutos. 

Ya todo acabado, la gente que se había apuntado a comer al Mesón iba y comía. Había 70 personas comiendo.

Después de comer toda la gente se fue a su casa hasta el año que viene. Así ha sido el fin de de semana.

UN MONSTRUO EN MIS SUEÑOS

Un día por la noche yo estaba viendo una peli titulada “ Un monstruo viene a verme”. Cuando terminó la película, a las 12:05 me fui a la cama. Metí un pie en la cama y me dormí. Entré en un sueño muy raro. Iba andando por mi casa cuando se me apareció un monstruo verde, con unos pies muy largos. Su aspecto era terrorífico. Cuando lo vi eché a correr hacia el cuarto de mis padres y les dije:

¡Hay un monstruo!

Mis padres fueron a ver si estaba pero no vieron a nadie.

Pasaron unos días y me pasó otra vez el mismo sueño. Yo le dije al monstruo:

– ¿Puedo ser tu amigo?

El dijo:

¡¡¡Siiiii!!!

Yo dije:

¿Cómo te llamas?.

El dijo:

Antón.

Yo volví a decir:

Vamos por ahí.

Fuimos por la calle. Desde ese día fuimos amigos, todas las noches nos veíamos y nos íbamos a dar algunos paseíllos por todo Ujué. Vivimos muy felices y contentos.