EL CICLISTA Y LA LAGARTIJA

Erase una vez un ciclista que iba en una carrera y se encontró con una lagartija. La lagartija le dijo:

– Por favor,  cógeme que llevo aquí muchos meses y me han pisado y por poco me muero. Otros ciclistas que iban en una carrera me pisaron. Espero que tu no seas así, ¿no?.

El ciclista llamado Juan le contestó:

-Yo no soy así pero estoy en una carrera y voy primero y si gano me dan el premio más importante que hay en 100 años.

La lagartija le dijo:

– Pues que te vaya bien Juan

Pero el ciclista Juan le dijo:

– Prefiero salvarte la vida que ganar la carrera más importante en 100 años.

La lagartija llorando de alegría le dijo:

– ¿De verdad lo harías por mi?

El ciclista contestó:

– Pues claro que sí .

La carrera la ganó otro chico pero a Juan le daba lo mismo porque había salvado la vida a una lagartija y eso para él era mucho más importante. Y vivieron los dos felices y comieron perdices.

LA ESFINGE DE CALAVERA

ESTA ES LA ESFINGE DE CALAVERA.

AHÍ SE VE LA CALAVERA QUE LE SIRVE PARA AHUYENTAR A SUS DEPREDADORES.

Un día lluvioso salí de casa por el jardín cuando me encontré a la mariposa. Estaba sobre una baldosa de mi jardín y decidí traerla a la escuela para estudiarla.

Es una mariposa nocturna que se llama esfinge de calavera porque en la parte superior de la cabeza tiene una calavera. Su nombre científico es Acherontia atropos.

Mide 7 cm de larga, 2 cm de ancha y pesa 1600 mg.

Es de color negro brillante y con diferentes tonos dorados por la parte superior y dorada con un poco de negro por la parte inferior. Tiene seis patas con dos garras largas cada una.  Su cuerpo es peludo. Es negra para que por la noche sus depredadores no la vean.